13 de diciembre de 2014

LA NAVIDAD: 'Festividad pagana de adoración al sol'

Millones de personas al rededor del mundo celebran el 25 de diciembre la Navidad como la fiesta cristiana que conmemora el nacimiento de Jesús,el mesías. Sin embargo los verdaderos orígenes de esta festividad son paganos y consiste en la adoración al sol.

Navidad proviene de la palabra latina nativitas (natividad) que significa nacimiento y se refiere particularmente al nacimiento de Cristo que es celebrado cada 25 de diciembre, sin embargo, en ninguna parte de la Biblia se menciona la fecha exacta del nacimiento de Jesús. Según la tradición, el nacimiento de Jesús tuvo lugar un 25 de diciembre, pero la elección del 25 de diciembre no tiene fundamento en la Biblia, sino en las fiestas romanas paganas que se celebraban a finales de año.






























La fiesta pagana de Sol Invicto es el Solsticio de Invierno, el día más corto del año y, por tanto, la noche más larga. Parece que el Sol, padre de toda la vida terrestre y del que todos los seres vivos dependemos, estuviera muriendo, cada vez iluminando menos. Pero esta noche marca su renacimiento, su vuelta a la vida y su renovación.

Aquellas fiestas paganas comenzaron a “cristianizarse” en el año 350, cuando el papa Julio I designó el 25 de diciembre como día del cumpleaños de Jesús. “La Natividad asimiló o suplantó gradualmente todos los demás ritos del solsticio —indica la Encyclopedia of Religion—. La imaginería solar se utilizó cada vez más para representar al Cristo resucitado (a quien también se llamó Sol Invicto), y el viejo disco solar se convirtió en el halo de los santos cristianos.”

Los romanos, el 17 de diciembre, comenzaban Saturnalia, siete días de celebraciones en honor de Saturno en las que se rompían esquemas sociales, se reunían las familias y se intercabiaban regalos. Culminaban el 25. Así mismo la fiesta pagana de Brumales también se celebraba el 25 de diciembre en honor al sol, en el solsticio de invierno. Durante los dos primeros siglo de la Era Cristiana, la fiesta y el culto de Sol Invicto fue potenciado por los emperadores que intentaban unificar una religión común al Imperio, hasta finalmente, elegir el Cristianismo como aglutinador de los grupos paganos, gnósticos, orientalistas y cristianos que pugnaban por conseguir ofrecer ese sentimiento religioso común que parecía ser necesario en la época.


Por otro lado, la tradición cristiana también nos dice que tres Reyes Magos llegan desde el Oriente guiados por la 'Estrella de belén', de la cual ya hemos hablado anteriormente. Estos reyes ofrecen regalos al niño Jesús en el pesebre de un establo. Aveces también aparecen pastores en las escenas. La Biblia no dice cuántos eran. Puede que fueran dos, tres, cuatro o más. La palabra para designarlos en el idioma original es mágoi, y no significa reyes, sino astrólogos o hechiceros, que, según la Biblia, eran algo “detestable a Jehová” (Deuteronomio 18:10-12). Debido al largo viaje que hicieron desde el Oriente, los astrólogos no pudieron llegar a tiempo de visitar a Jesús en el establo. Más bien, después de quizás meses de viaje, “entraron en la casa” donde vivía. Allí vieron “al niñito con María su madre” (Mateo 2:11).

Se sabe que la estrella del este es Sirio, la estrella más brillante durante la noche, y que el 24 de diciembre se alinea con las 3 estrellas del cinturón de Orión llamadas 'los 3 reyes'. Y todas ellas alineadas apuntan al nacimiento del sol el 25 de diciembre. Eso explica que los tres reyes magos siguen a la estrella del este para apreciar el nacimiento de Jesús, el sol.


Es muy importante aclarar también que Santa Claus no tiene nada en común con Jesucristo. Según la costumbre popular, el mito de Santa Claus debe su origen a San Nicolás, arzobispo de Mira, ciudad de Asia Menor (la actual Turquía). Según el Diccionario de los santos, “las noticias sobre su vida son escasas y llenas de elementos legendarios”. Santa Claus es, al parecer, una abreviatura del nombre latino Sanctus Nicolaus.

Las antiguas fiestas romanas de las Saturnales comenzaban el 17 de diciembre y concluían el 24 con el intercambio de regalos. Las casas y las calles se llenaban del ruido de banquetes, borracheras y juergas desenfrenadas. Luego se celebraba el primero de enero con un festejo que solía durar tres días. Es probable que las Saturnales y el primero de enero formaran parte de una sola fiesta. Sin embargo, en la biblia se habla mucho sobre la generosidad, Jesucristo aseguró: “Hay más felicidad en dar que en recibir” (Hechos 20:35). Y exhortó: “Practiquen el dar”, o lo que es lo mismo, hagan que dar sea una acción habitual en su vida (Lucas 6:38). Pese a ello, también aclaran que es muy diferente hacerlo por obligación o por tradición, que hacerlo por voluntad.

Respecto a la virgen María, virgen en latín se traduce a Virgo, por lo que en realidad hace referencia a la constelación Virgo. Dicha constelación es conocida como 'la casa del pan' y es representada por una mujer virgen que sostiene un puñado de trigo. La casa de pan y su símbolo del trigo representan a agosto y septiembre, es decir, la fecha de la cosecha, y Belén se traduce literalmente como “casa de pan”.

Desde el solsticio de verano al solsticio de invierno, el sol aparece cada vez menos, los días se van haciendo más fríos, oscuros y cortos, y las plantas y cosechas van muriendo poco a poco por la falta de calor, para las antiguas culturas, este hecho simbolizaba la lenta muerte del sol.
Hasta que finalmente, el 22 de diciembre el sol alcanza su punto más bajo (visto desde el hemisferio norte) y deja de descender, manteniendo esa posición durante 3 días. Durante estos 3 días, el sol permanece cerca de la constelación “Cruz del Sur”. A partir del 25 de diciembre, 3 días después, el sol vuelve a ascender poco a poco, anunciando días más largos y calientes.


Ello explica claramente la referencia de que Jesús murió en la cruz, que vendría a ser la constelación Cruz del Sur, por consiguiente resucita a los tres días, que es cuando el sol vuelve a ascender otorgando más luz y calor.

Los doce discípulos de Jesús también se encuentran representados en el cielo, ellos vienen a ser las 12 constelaciones, por las cuales el sol se mueve, es decir Jesús. Y tanto la corona de espinas, y la aureola de Jesús demuestran su conexión con el sol.







No tratamos de desacreditar la navidad, sino explicar que esta celebración en realidad tiene otros orígenes, y mucha de la información que nos brinda la biblia acerca del nacimiento de Jesús, representan muchas veces metáforas que se explican mejor y cuadran perfectamente con la astrología. La cual como sabemos es un tema del cual nuestros antepasados estudiaron mucho y llegaron a dominar. Esta vez hemos visto como Jesús representa el sol, de esa forma debemos tener en cuenta que el sol ha sido parte importante en muchas culturas del mundo, todas la adoraban por sus propiedades, ya sea directamente como el sol o con algún dios que lo represente. Nuestros antepasados tenían una gran conexión con el cielo, las estrellas, las constelaciones y los dioses provenientes de allí.




Página de facebook: http://goo.gl/VRlYvZ
Grupo de facebook: http://goo.gl/rcyg7h
Correo electrónico: revelandoenigmas@gmail.com