31 de diciembre de 2014

Inversión de los Polos Magnéticos de la Tierra

Últimamente se ha hablado mucho sobre la reversión geomagnética, es decir, la inversión de los polos magnéticos de la Tierra. Pero ¿qué sabemos sobre este suceso? ¿cómo y en qué nos afecta? A continuación explicaremos a detalle todo lo referente a este fenómeno.

Empezaremos aclarando en qué consiste la reversión geomagnética. Esta viene a ser un cambio en la orientación del campo magnético terrestre, de tal manera que las posiciones del polo norte y el polo sur magnético se intercambian. Estos eventos, a menudo implican un descenso prolongado de la fuerza del campo magnético seguida por una recuperación rápida después de que la nueva orientación se ha establecido.



























¿Por qué ocurren las inversiones magnéticas?, los científicos no lo saben con certeza. Una teoría que predomina es que se relacionan con los mismos procesos que crean el magnetismo de la Tierra en lo profundo del núcleo de nuestro planeta. El flujo de hierro líquido del centro de la Tierra crea corrientes eléctricas que a su vez generan el campo magnético de nuestro mundo. Ese flujo puede volverse caótico. Con el tiempo, los polos magnéticos norte y sur cambian de lugar. Una opinión minoritaria, sustentada por figuras como Richard A. Muller, es que las reversiones geomagnéticas no son procesos espontáneos, sino que más bien son accionados por eventos externos, los cuales interrumpen directamente el flujo dentro del núcleo de la Tierra.

Durante largos períodos, las reversiones magnéticas parecen haber ocurrido con una frecuencia de 1 a 5 eventos cada millón de años. No obstante esta duración es altamente variable. La última reversión de la que se tiene dato fue la reversión Brunhes-Matuyama, que sucedió hace 0.78 millones de años (780 000 años) aproximadamente.


El Dr. Alex de Lozanne, experto en magnetismo y profesor del Departamento de Física de la Universidad de Texas en Austin, manifiesta que: "El reverso de campo magnético de la Tierra ocurre muy raramente y también ocurre muy lentamente. Ocurre en un tiempo de mil años a diez mil años y entre estos sucesos son un millón años. Entonces realmente no es algo de que preocuparse, aún cuando empezara mañana a ocurrir, esto tomaría mucho más tiempo de nuestras vidas – o sea mil años, diez mil años – es un tiempo muy, muy grande."

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de científicos demuestra que la última inversión magnética registrada hace 786.000 años no tardó tanto en producirse, sino que ocurrió muy rápidamente, en menos de 100 años, más o menos lo que dura una vida humana. «Es increíble la rapidez con la que vimos la inversión», dice Courtney Sprain, investigadora de la Universidad de California, Berkeley, coautora del estudio que será publicado en la revista International Journal Geophysical y que ya se puede consultar en internet. «Lo que es increíble es que se pasa de polaridad inversa a un campo que es normal con prácticamente nada en el medio, lo que significa que tuvo que haber sucedido muy rápidamente, probablemente en menos de 100 años», dice Paul Renne, profesor en Berkeley. Eso sí, «no sabemos si la próxima inversión se producirá tan rápido como lo hizo esta».

Los científicos de la NASA afirman que las inversiones magnéticas de los polos son perfectamente normales y que no hay nada de que preocuparse. Así mismo, nuevas evidencias indican que la intensidad del campo magnético de la Tierra está disminuyendo 10 veces más rápido de lo normal, lo que lleva a algunos geofísicos a predecir un cambio dentro de unos pocos miles de años. A pesar de que una inversión magnética es un importante fenómeno de escala planetaria impulsado por la convección en el núcleo de hierro de la Tierra, los científicos aseguran que no hay catástrofes asociadas con inversiones pasadas que hayan quedado «escritas» en el registro geológico y biológico. Pero el mundo ha cambiado. Hoy, un proceso de este tipo podría causar estragos en nuestras redes eléctricas, generando corrientes que pueden hacerlas caer.


Científicos rusos advierten que un posible cambio de los polos de la Tierra, podría traer consigo el colapso de la civilización. El presidente del consejo académico del Departamento de Siberia de la Academia de Ciencias de Rusia, Nicolái Dobretsov, advierte de los riesgos que podría acarrear la inversión o cambio de los polos magnéticos del planeta, según él, el cambio de polos podría conducir a un colapso de la civilización, ya que al debilitarse el campo magnético del planeta en varias deocenas de veces, conllevaría a una serie de problemas: Dejaría de generarse electricidad, la ionosfera quedaría destruida y la radiación cósmica podría alcanzar la superficie de la tierra. Los científicos añaden que los móviles e Internet dejarían de funcionar correctamente. Según Dobretsov, se impone desarrollar un programa estatal de medidas a largo plazo para la protección de la humanidad. Asimismo, considera necesario fortalecer la vigilancia del estado del campo magnético de la Tierra, lo que se puede hacer en la Antártida, una zona más apropiada para su vigilancia.

No hay evidencia de que una reversión del campo magnético haya causado ninguna extinción biológica. Una posible explicación es que el viento solar puede inducir un campo magnético suficiente ―en la ionósfera de la Tierra― para protegerla de las partículas altamente energéticas, aún en ausencia del campo magnético normal del planeta. Aunque el estudio de las reversiones ocurridas en el pasado no implican extinciones biológicas, la sociedad actual ―por su dependencia de la electricidad y sus efectos electromagnéticos (por ejemplo la la radio, los celulares, la televisión, internet, y las comunicaciones por satélite)― puede ser vulnerable a la interrupción tecnológica si se dieran las condiciones de una completa reversión de los campos magnéticos.

Página de facebook: http://goo.gl/VRlYvZ
Grupo de facebook: http://goo.gl/rcyg7h
Correo electrónico: revelandoenigmas@gmail.com