17 de noviembre de 2014

El cementerio de elefantes

PUEDES LEER LA MISMA NOTICIA EN NUESTRA NUEVA PLATAFORMA WEB :)

La mitología Africana inicia con el "descubrimiento" de África (negra) por los europeos; al observar grandes manadas de elefante se crearon muchos rumores, de todos ellos, destacó "El cementerio de elefantes", cuando un elefante sentía que la muerte estaba cerca, iba a un lugar cerca para pasar sus últimos días y morir con sus otros congéneres. Este rumor despertó la ambición de muchos cazadores Africanos...





David Livingstone 1813-1873 (médico, explorador y misionero escocés), este célebre explorador fue uno de los primeros al mencionar la posible existencia de un lugar parecido al "Cementerio de elefantes", cabe destacar que a este explorador le debemos numerosos estudios sobre las curiosidades de la geografía Africana, sus relatos sobre este mito popular, se convirtieron en leyendas y despertaron el interés por las generaciones futuras, por la búsqueda del cementerio, duró hasta los primeros decenios del siglo veinte.

¿Por qué tanto interés por encontrar el cementerio? Tal vez se hallan hecho esta pregunta, solo abarca un gran interés por este mito y se llama: Marfil


El marfil 
Tejido extremadamente mineralizado que forma los dientes de los vertebrados, el marfil se fosiliza fácilmente. El que es utilizado por el hombre proviene, en general, de los colmillos de los elefantes y de los mamuts en este último caso se trata de marfil fósil.
El marfil es un símbolo de la pureza. Los cristianos, por ejemplo, lo asocian a la persona de la Virgen María. Durante mucho tiempo se atribuía a los colmillos diversas virtudes mágicas, en especial al colmillo del narval, un cetáceo que habita en los mares polares y que puede llegar a medir tres metros de largo. Su único cuerno se confundió por largo tiempo con el del legendario unicornio. Durante la Edad Media el marfil del narval era también reputado por su poder para detectar veneno en los alimentos. En la prehistoria, el marfil era utilizado, al igual que los huesos, con fines artísticos. Posteriormente, se encuentran manifestaciones artísticas en marfil por todo el mundo, desde Groenlandia a la China, pasando por la cuenca del Mediterráneo. En nuestros días, los mayores consumidores de marfil son los japoneses, quienes utilizan decenas de toneladas cada año para fabricar sellos personales. Pero una campaña de protección de los elefantes ha terminado por imponer la prohibición definitiva del comercio de este material precioso, a fin de terminar con la masacre de los paquidermos de África y Asia. Añade Los grandes enigmas.
Los elefantes cuando saben que están cerca a la muerte, se van de la manada en busca de este lugar secreto, guiados por su instinto (o memoria colectiva), una vez que llegan al cementerio, se recuestan para no despertar jamás, solo los elefantes más sabios se comportaban así y sus colmillos podrían sobrepasar los 3 metros y pesar más de 100 kilos, imagínense si solo esto era con un elefante, imagínense cuanto marfil había en ese cementerio, esto impulsó la ambición o curiosidad de muchos de los aventureros, si lograban encontrar este lugar se volverían completamente ricos, pero para ello muchos arriesgaron mucho dinero, hasta su propia vida, este mito fue inspiración de muchos, por ejemplo el escritor Edgar Rice Burroughs para ser más específicos, Tarzán.

Un descubrimiento de amontonamientos de esqueletos de elefantes, aumentó la creencia de este mito, haciendo creer a los exploradores que los elefantes poseían el comportamiento de morir en un determinado lugar, y aumentó la creencia del "cementerio de elefantes", se cree que estos esqueletos fue organizada por cazadores a fines del siglo XIX, está masacre fue por la introducción de armas de fuego. (esto se estipula porque no se encontraron sus colmillos), y si hubiera sido todo lo contrario una posible causa sería un desastre natural (sequías).



El verdadero cementerio de elefantes 
Si los cementerios de elefantes africanos no son más que espejismos, desde el siglo XVIII inmensas reservas de marfil fósil encontradas en Siberia han alimentado los mercados europeos, especialmente el de Londres.
Ello se debe a que Siberia, así como otras regiones de la ex Unión Soviética como Ucrania, es un fabuloso depósito de colmillos de mamut. No es que existan “cementerios” según el significado estricto de la palabra, sino todo el suelo siberiano está lleno de colmillos y esqueletos enterrados.
Explotada desde la prehistoria, en 1966 se sacó a luz, a 150 km. de Kiev, en Ucrania, una aldea con 15.000 años de antigüedad, cuyas casas estaban hechas de esqueletos y de colmillos de mamuts, el marfil ha sido comercializado desde hace, por lo menos, mil años y a partir de 1722 fue buscado sistemáticamente por decisión del zar Pedro el Grande (1672-1725). Añade Los grandes enigmas.
Otro explicación fue hecha por Rupert Sheldrake (Bioquímico Británico de la Universidad de Cambridge), lamentablemente rechazado por la sociedad científica por sus ideas "pseudocientíficas".
Manifiesta que parte del mito es verdad, como sabemos la leyenda surge por encontrarse esqueletos cerca de fuentes de agua, por lo tanto ellos sufren un tipo de desnutrición e instintivamente se acercan a la fuente de agua para la búsqueda de la cura de su dolor, lamentablemente muchos de ellos mueren en las proximidades del agua.

Otra explicación parecida: hecha por el especialista mundialmente conocido Cristián Zuber, manifiesta que los dientes de los elefantes más longevos (55-60 años) estaban gastados, por lo tanto morían de hambre, pero la declaración más impactante fue que estos dientes son mayormente atacados por caries, provocando un dolor tremendo al animal, como muchos animales, entre ellos el rinoceronte, instintivamente buscan depósitos de agua barrosa, esto sirve como remedio para el gran dolor que sienten, agrega Cristián algunos elefantes agotados no logran salir del pantano, por lo tanto se recuestan y solo esperan la muerte.

No te olvides de dejarnos tu comentario :) y estar siempre en contacto con nuestras redes.

Correo electrónico: revelandoenigmas@gmail.com